Hermanas comunicadoras con corazón misionero

Un mensaje de

Hna. Donald Maria Lynch, FSP

Superiora provincial

de las Hijas de San Pablo

en los Estados Unidos y

Toronto, Canadá

Saludos a todos. Mi nombre es Hna. Donald María Lynch, y actualmente sirvo como Superiora Provincial de las Hijas de San Pablo en los Estados Unidos y Toronto, Canadá. Quisieracompartir algunas noticias importantes sobre algunos cambios que pronto ocurrirán en nuestras comunidades.

Como muchos de ustedes, hemos experimentado los desafíos de estos tiempos. Nuestro amor por Dios y por todos ustedes nos impulsa a discernir continuamente cómo servir a la Iglesia con mayor eficacia a través de nuestra consagración religiosa y evangelización. Para hacer esto, estamos reconfigurando nuestra presencia para permitirnos llevar el Evangelio de Jesucristo a más personas en nuestro mundo cambiante.

Como Hijas de San Pablo, somos hermanas misioneras enviadas a llevar a Cristo al mundo a través de los medios de comunicación más eficaces. Compartimos el Evangelio a través de la interacción personal, la palabra digital e impresa, los podcasts, las redes sociales, la música y la radio. Los medios de comunicación de hoy nos ofrecen tremendas oportunidades para invitar a las personas a vivir una relación con Cristo en todos los aspectos de su vida diaria.

Llegamos a millones de personas en todo el mundo a través de comunicaciones digitales y en persona. Sin embargo, escuchamos el llamado a responder más plenamente a aquellos que aún no conocen a Jesucristo.

Y por eso estamos reconfigurando nuestras 13 ubicaciones físicas en el continente para llevar a cabo nuestra misión de comunicación en persona y en línea de manera más efectiva. Consolidaremos nuestras comunidades y nos mudaremos de nuestras ubicaciones en Honolulu, HI; Chicago, IL; Charleston, SC; y San Antonio, TX.

Sabemos que cerrar estos lugares dejará un vacío, y decir que los extrañaremos en estas ciudades es quedarse corto. Si bien estos cambios que estamos haciendo son dolorosos, confiamos en que el Señor nos dará crecimiento y fruto espiritual a través de este proceso. También estamos comprometidas a permanecer conectadas con ustedes mientras continuamos nuestra misión de evangelización. Les agradecemos su amor, apoyo y colaboración con nosotras. Son, y siguensiendo, parte de nuestra familia.

Sepan que siempre nos mantenemos unidos en la oración.

Gracias y que Dios les bendiga.

Lee más

Somos Hermanas Comunicadoras (#MediaNuns) 

Estamos #OnTheMove

Descarga en PDF

San Pablo viajó hasta los confines de la tierra para proclamar el Evangelio. Formó muchas comunidades de fe en torno a la Palabra que predicaba y siguió radicalmente el llamado de Dios a ir llevando el Evangelio a donde fuera necesario proclamarlo. Siempre en movimiento, las fronteras geográficas nunca impidieron que San Pablo siguiera desarrollando sus relaciones con amigos y colaboradores. Nos inspiramos en su ejemplo para hacer lo mismo.


Como Hijas de San Pablo, somos hermanas misioneras enviadas en el espíritu de San Pablo para llevar a Cristo al mundo a través de los medios de comunicación más eficaces. A nivel mundial, hay más de 1,900 Hermanas Paulinas sirviendo en más de 50 países.


Aquí en los EE. UU. y Toronto, Canadá, nuestras 120 hermanas viven y realizan su labor pastoral en 13 lugares físicos. Llegamos a millones de personas en todo el mundo a través de las comunicaciones digitales. Y todavía escuchamos el llamado continuo del Señor para responder a las multitudes que aún no conocen a Jesucristo.


Hemos sido tocadas por el amor transformador de Dios. Este amor nos impulsa a comunicar creativamente a Cristo en todo lo que decimos y hacemos. A través de nuestra consagración religiosa, el Señor nos envía como escritoras, artistas, oradoras, maestras, músicos, editoras, administradoras, productoras de audio y video, y más. Guiadas por el Espíritu, utilizamos nuestros dones para presentar el Evangelio de forma creativa a través de la interacción personal, la palabra digital e impresa, los podcasts, las redes sociales y la música. Los medios de comunicación actuales nos ofrecen enormes oportunidades para invitar a las personas a encontrar y vivir una relación con Jesucristo en todos los aspectos de su vida cotidiana.


Estamos reconfigurando nuestra presencia en los Estados Unidos y Canadá para movilizar a nuestras Hermanas para nuevas y diversas oportunidades pastorales con alcance en persona y en línea. 


Nos comprometemos a: 

  • Volver a dedicarnos a la excelencia en la publicación y la creación de contenidos. 
  • Transformar nuestras librerías existentes en centros de evangelización más dinámicos
  • Hacer crecer nuestras plataformas digitales con contenidos visionarios, relevantes y pastorales para extender el mensaje del Evangelio a un público más amplio
  • Fomentar una cultura de comunicación cristiana, para que los bautizados puedan vivir su llamado a compartir a Cristo con los demás


Para cumplir con estos compromisos, nos mudaremos de las ubicaciones de Honolulu, Hawaii; Chicago, Illinois; Charleston, South Carolina; y San Antonio, Texas. Reconocemos que nuestra partida dejará un vacío. Si bien estaremos cerrando las ubicaciones físicas en estas áreas, el carisma paulino permanecerá presente a través de las comunidades que hemos formado.


Una estrategia principal para avanzar la misión paulina en estas ciudades será colaborar con los obispos y las diócesis locales para abrir nuevos caminos donde las Hijas de San Pablo seguirán ejerciendo su ministerio. Mantendremos abiertas las líneas de comunicación e involucraremos a la Iglesia local a través de nuestra presencia digital, los cooperadores laicos, el ministerio presencial itinerante y el alcance pastoral creativo que refleje nuestro carisma y atraiga a más personas a Jesús y los Sacramentos.


Decir que extrañaremos a estas comunidades es quedarse corto. Son, y seguirán siendo, parte de nuestra familia. Agradecemos a quienes nos han acogido, apoyado y colaborado en nuestra misión de evangelización. Desde el comienzo de nuestra presencia en los EE. UU. y Canadá, su apoyo y oraciones han hecho posible que vivamos nuestro llamado radical a evangelizar la cultura. Anhelamos asociarnos con aquellos que comparten nuestro espíritu misionero para dar a conocer a Cristo.


Nuestro carisma paulino, verdadero don del Espíritu, prospera y da fruto espiritual. A lo largo de las décadas que hemos llevado a cabo nuestro ministerio, se han formado comunidades Paulinas que incluyen Cooperadores Paulinos comprometidos. Estos laicos y laicas se comprometen personalmente a vivir la espiritualidad y la misión paulinas; junto con nuestros amigos y voluntarios dedicados, son misioneros locales. Las Hijas de San Pablo seguirán animándolos a realizar su discipulado.


El llamado radical a ser misioneros tras las huellas de San Pablo nos ayuda a todos a vivir verdaderamente en unión con las personas a las que servimos, que están experimentando desplazamientos, cambios y migraciones a nuevos territorios. En nuestro Bautismo, el Señor nos llama a todos a ser apóstoles que se mueven en la libertad del Espíritu de Dios, sin ataduras a los límites de nuestra época. Afirmamos este nuevo día de Dios. Abrazamos de todo corazón esta nueva efusión del Espíritu.


Somos hermanas comunicadoras (#MediaNuns).

Estamos en movimiento (#OnTheMove).


Acompáñanos.

Preguntas Frecuentes (FAQs)

   

En los últimos años nuestra Congregación internacional ha estado reexaminando nuestra presencia a nivel mundial. Después de mucha oración, reuniones, y consulta externa, concluimos que la reconfiguración es necesaria para nuestras hermanas de la provincia de EE.UU. y Toronto, Canadá para poder ser misioneras más fieles al llamado de comunicar el Evangelio a las personas de hoy.

Como hermanas misioneras enviadas en el espíritu de San Pablo, estamos siempre en movimiento para anunciar el Evangelio. Después de examinar las múltiples oportunidades que tenemos para evangelizar con los medios de comunicación hoy, así como la realidad de los dones y talentos de nuestras hermanas y las jóvenes que ingresan a nuestra comunidad, estamos reconfigurando nuestra presencia en los EE. UU. y Canadá. Este movimiento nos ayudará a responder con mayor fidelidad y eficacia a las nuevas oportunidades de evangelización.

Nos comprometemos a:

  • Volver a dedicarnos a la excelencia en la publicación y creación de contenido.
  • Transformar nuestras librerías existentes en centros de evangelización más dinámicos.
  • Hacer crecer nuestras plataformas digitales con contenido visionario, relevante y pastoral para extender el mensaje del Evangelio a una audiencia más amplia.
  • Fomentar una cultura de comunicación cristiana, para que todos los bautizados puedan vivir su llamado a compartir a Cristo con los demás.

Cerraremos nuestros locales físicos en Honolulu, Hawaii; Chicago, Illinois; Charleston, South Carolina; y nuestro convento en San Antonio, Texas.

Once hermanas están involucradas en este movimiento. Las tres hermanas en Honolulu, cuatro en Chicago y cuatro en Charleston se trasladarán a otras comunidades existentes de las Hijas de San Pablo en los EE. UU. y Canadá. Actualmente no hay hermanas en San Antonio.

Boston y Dedham, Massachusetts; Alexandria, Virginia; Los Angeles, California; Miami, Florida; Menlo Park, California; New Orleans, Louisiana; New York, New York; St. Louis, Misouri; y Toronto, Ontario, Canadá.

Los cierres de las cuatro ubicaciones se escalonarán para proporcionar un tiempo de transición adecuado para las comunidades locales y las hermanas que forman parte de este movimiento. Nuestra librería, Pauline Books & Media Center, y el convento en Honolulu se cerrarán en el verano de 2022. Nuestra ubicación en Chicago seguirá en el otoño de 2022, y Charleston se cerrará a principios de 2023. Nuestro convento de San Antonio ha estado vacío durante algún tiempo.

Las hermanas de Honolulu, Chicago y Charleston programarán eventos como una Misa de Acción de Gracias y ventas en las librerías: Pauline Books & Media Centers. Queremos conectarnos personalmente con todos los que nos conocen en estos lugares para agradecerles su apoyo y colaboración en la misión, y hablarles de cómo nuestra misión paulina continuará en sus áreas. Le invitamos a subscribirse a nuestro boletín y seleccionar su ubicación de Pauline Books & Media más cercana, para que podamos notificarle directamente sobre los eventos en su área a medida que concretamos las fechas, horas y ubicaciones de estos eventos.

A lo largo de las décadas que hemos llevado a cabo nuestro ministerio, se han formado comunidades Paulinas que incluyen Cooperadores Paulinos prometidos: hombres y mujeres que se comprometen personalmente a vivir la espiritualidad y la misión Paulina. Las Hijas de San Pablo seguirán colaborando y apoyando a estos Cooperadores en el ejercicio de su discipulado. También tenemos la intención de mantener abiertas las líneas de comunicación con las comunidades que estamos dejando e involucrar a la Iglesia local a través de nuestra presencia digital, el ministerio itinerante en persona y el alcance creativo. Para obtener las últimas actualizaciones sobre dónde estamos y qué estamos creando, le invitamos a suscribirse a nuestro boletín semanal o a seguirnos en las redes sociales (@DaughterStPaul).

Las publicaciones de Paulinas / Pauline Books & Media están disponibles en nuestra tienda web (paulinestore.com), donde nuestras hermanas operan una función de chat en vivo para ayudarle a navegar y ofrecerle recomendaciones. También puede encontrar nuestras publicaciones en muchas librerías católicas locales y en algunas tiendas de regalos parroquiales.

Si y no. Comenzamos nuestro proceso de discernimiento mucho antes del brote del COVID-19. Sin embargo, la pandemia agudizó nuestra conciencia de los cambios sociales y nos confirmó la necesidad de reconfigurar nuestra presencia para servir mejor a la gente de hoy. Vemos esta reconfiguración como una oportunidad para invitar a más personas a una relación más profunda con Jesucristo a través de nuestro apostolado con los medios de comunicación.

Si bien nunca tenemos suficientes hermanas para satisfacer las vastas y crecientes necesidades de nuestra misión de proclamar a Cristo a través de los medios de comunicación hoy, el Señor nos ha estado bendiciendo con jóvenes que se han unido y continúan uniéndose a nuestra comunidad. ¡Estamos agradecidas con Dios! Es cierto que nuestra membresía es un factor en este rediseño. La fecundidad de nuestra vocación y misión religiosa como Hijas de San Pablo prospera en una vida comunitaria activa impregnada de oración y trabajo conjunto. Al reconfigurar nuestras comunidades e iniciativas apostólicas, enfocaremos nuestra misión de manera más efectiva mientras continuamos invitando a otras a nuestra comunidad. ¡Únase a nosotras en oración para pedirle al Señor que envíe más obreros para Su mies!

Tuvimos que discernir muchos factores en esta reconfiguración, incluida la salud y el bienestar de nuestras hermanas y nuestras capacidades financieras. Estamos constantemente evaluando nuestras opciones para que usemos sabiamente los recursos que hemos recibido y continuamos recibiendo ya sea a través de nuestra actividad apostólica o a través de la generosidad de los donantes. Decidimos cerrar estas ubicaciones para asegurarnos de que podamos:

  • Fortalecer y apoyar a nuestras hermanas en su vida consagrada y en comunidad.
  • Enfocar nuestro apostolado de los medios de comunicación de la manera más adecuada para satisfacer las necesidades de las personas de hoy.
  • Dirigir nuestros recursos de tal manera que sostengan y hagan crecer nuestra misión tanto ahora como en el futuro.

Los Cooperadores Paulinos son hombres y mujeres laicos que se comprometen personalmente a vivir la espiritualidad y la misión paulinas. Han sido parte de nuestra familia Paulina desde el principio y, junto con nuestros amigos y voluntarios dedicados, son misioneros locales. Para obtener más información sobre los Cooperadores Paulinos, haga clic aquí.

La forma más fácil es donar en línea: donate.pauline.org/onthemove. Su donación se dirigirá a nuestro fondo general y nos ayudará a abordar las áreas de mayor necesidad a medida que nos reestructuramos para la misión.

Amigos, voluntarios y bienhechores son bienvenidos a mantenerse en contacto con las hermanas con las que ya han estado en contacto. Su continuo apoyo financiero ayudará a estas hermanas que conoce, así como a aquellas que quizás no conozca personalmente, a avanzar y llevar el Evangelio a aquellos que aún necesitan escucharlo. Estamos muy agradecidos por su amistad y participación en nuestra misión paulina a través del regalo de su oración, servicio y apoyo financiero. Puede donar aquí: donate.pauline.org/onthemove.

Preguntas Frecuentes (FAQs)